Luzinterruptus

Labyrinth of Plastic Waste

Luzinterruptus   Labyrinth of Plastic Waste

source: klonblog

Dass wir alle unheimlich viel Müll produzieren, ist hinlänglich bekannt. Einen weiteren Versuch, die großen Mengen begreifbar zu machen, hat jetzt das spanische Künstlerkollektiv Luzinterruptus unternommen. Die Gruppe hat auf dem Street Art Festival im polnischen Katowice ein 7 mal 5 Meter großes Labyrinth aus Müll geschaffen. Es bestand aus mehr als 6.000 leeren Wasserflaschen, die in Plastiktüten an ein Gerüst gehängt wurden.

Die Flaschen holten sich die Künstler von einer in der Nähe befindlichen Fabrik ab, wo sie wegen mangelnder Qualität aussortiert wurden. Die Arbeit am Labyrinth hat vier Tage gedauert, nach zwei Wochen Ausstellungszeit wurde es schließlich ordnungsgemäß recycelt. Luzinterruptus besteht aus zwei anonymen Personen, die aus Madrid stammen und in den Bereichen bildende Kunst und Fotografie tätig sind. Seit Ende 2008 sorgen sie mit ihren Aktionen dafür, dass ihre Mitmenschen ihr Augenmerk auf die Probleme unserer Zeit lenken.
.
.
.
.
.
.
.
source: isutajp

アウシュビッツ強制収容所を訪れる際の玄関口としても知られる、ポーランドのカトヴィツェに現れたこの物体。

夜の街に幻想的に浮かび上がり、通りがかる人が光に誘われて中に入ると、迷路になっている。

これはKatowice Street Art Festivalというアートイベントに出展されたインスタレーションのひとつ。

覆面アーティスト集団、luzinterruptusの手による“Labyrinth of plastic waste(ラビリンス・オブ・プラスチック・ウェイスト)”という作品だ。

24時間公開されており、夜間はLEDライトのイルミネーションも灯されている。

luzinterruptusは、日々消費される飲料用ペットボトルのゴミ問題に警鐘を鳴らすため、このインスタレーションを制作。

袋を満たしているペットボトルは、基準に届かなかったものを地元の製造工場から譲り受けたほか、住民の協力を得て集められた。

4日の間に集まった大量のペットボトルで作られた迷路は、それ自体が大量のゴミを可視化し、問題提起しているとも言えるだろう。

イベントの終了後には解体され、ペットボトルはすべてリサイクルにされたようだ。

見て、体験して楽しいというだけでなく、なんとも考えさせられる作品である。
.
.
.
.
.
.
.
source: tuxboard

Chaque jour, une quantité inimaginable de déchets plastique est consommée à travers le monde aussi bien de la part des personnes que des entreprises. En effet, les déchets plastique sont présents partout et c’est ce qu’a cherché à démontrer Luzinterruptus, un duo d’artistes espagnols spécialisé dans des installations poétiques et porteuses de messages idéologiques.

Afin de montrer l’importante quantité de déchets plastiques que nous utilisons chaque jour, Luzinterruptus ont ainsi construit un labyrinthe de déchets plastique pendant une durée de 4 jours et qui a été exposé pendant 2 semaines à Varsovie (Pologne). Au total, 26 mètres de déchets ont été nécessaires pour réaliser cette installation dont la taille est quand même relativement impressionnante : 7 m de longueur, 5m de large et une hauteur de 3,4m. De nombreux couloirs sont ainsi présents au sein de ce labyrinthe, laissant ainsi la possibilité aux personnes de venir s’y balader.

Au total, plus de 6 000 bouteilles d’eau en plastique ont été utilisées pour réaliser ce labyrinthe, d’autant plus que les entreprises locales ont donné tous les produits qui ne répondaient pas aux normes de qualité, et donc étaient invendables. Le reste des déchets plastique a été apporté par les habitants de la ville, qui ont donc contribué à la construction de ce dernier grâce aux bouteilles d’eau qu’ils consomment.

Grâce à la structure métallique servant à tenir le labyrinthe, des sacs plastique transparents ont ainsi été utilisés pour contenir les bouteilles. Des LEDs autonomes ont été également utilisées afin d’éclairer le labyrinthe et donc de le rendre visible la nuit.

Une architecture qui, pour le coup, est plutôt originale et touche tout le monde. Regardez à quoi ressemble ce labyrinthe de déchets plastique via les photos ci-dessous.
.
.
.
.
.
.
.
source: vice

Hiszpański kolektyw Luzinterruptus tworzą anonimowi artyści, którzy z pewnością wiedzą, jak zrobić wrażenie – a już na pewno: co zrobić z kilkoma tysiącami plastikowych butelek, których nikt nie oddał do recyklingu. Niedawno grupa zbudowała wysoką na ponad trzy metry instalację zatytułowaną Labyrinth of Plastic Waste [Labirynt z odpadków plastikowych]. Labirynt stał przez dwa tygodnie jako element festiwalu Katowice Street Art. Składał się z ponad 6 tysięcy zużytych plastikowych butelek rozświetlanych przez pojedyncze diody LED.

„Chcieliśmy zrobić to już od jakiegoś czasu – napisali artyści na swoim blogu. – Zademonstrować w poetycki sposób, ile dziennie zużywa się i marnuje plastiku, a także zwrócić uwagę na problem gigantycznych koncernów sprzedających butelkowaną wodę, które rujnują kraje Trzeciego Świata”.

Luzinterruptus, grupa składająca się m.in. z filozofów, artystów, ilustratorów, fotografów i 25 wolontariuszy, wśród których znajdują się nauczyciele ze szkół podstawowych i inżynierowie, zbudowała Labyrinth w cztery dni pod bacznym okiem pomnika Żołnierza Polskiego.

Instalacja pełna była korytarzy i ślepych zaułków, w których oglądający mogli się bawić, spacerować i wypoczywać; tworzyła „środowisko tajemniczych cieni, w którym każde zdarzenie jest rozproszone, a promienie słońca sączyły się przez różnokolorowe opakowania”. Natomiast nocą labirynt stawał się „świetlistą kaplicą ze ścianami z plastikowymi, prawie monochromatycznymi mozaikami”.

Jeden z koordynatorów kolektywu powiedział, że zbudowanie labiryntu akurat w Polsce nie było przypadkiem, to świadomy wybór lokalizacji, bo dopiero dwa lata temu wprowadzono w naszym kraju przepisy regulujące przymus recyklingu:

– Gdy kilka lat temu byliśmy po raz pierwszy w Warszawie, nikt nie segregował śmieci – twierdzi jeden z członków Luzinterruptus.
Teraz miasta nie tylko regulują i popierają recykling, ale też promują wykorzystywanie zużytych materiałów do tworzenia projektów artystycznych, w których odbiorcy mogą się dosłownie zagubić.
.
.
.
.
.
.
.
source: designboom

working in their distinctive plastic medium, anonymous art group luzinterruptus has built the ‘labyrinth of plastic waste’ for poland’s katowice street art festival. 6000 discarded water bottles have been transformed into a 7 by 5 meter maze with weaving corridors and narrow pathways, which visitors can immerse themselves within and experience on a large-scale. the containers have been collected into transparent garbage bags and hung by their handles throughout the metallic framework, made from modular and reusable elements. LED lights packed within illuminate the structure by night, casting a neon-blue hue throughout the plaza site.

sourced from a local manufacturing and bottling plant (who gave them to the artists because they did not meet the quality standards required to sell them) the arrangement of water jugs demonstrates the amount of plastic waste that is consumed daily. at the project’s finality, all parts of the installation were completely disassembled and recycled.
.
.
.
.
.
.
.
source: luzinterruptus

El pasado mes de mayo nos fuimos a Polonia, invitados por el festival de arte urbano Katowice Street Art Festival para llevar a cabo una nueva pieza, Laberinto de residuos plásticos.

Llevábamos tiempo queriendo hacerla, buscábamos visibilizar, de manera poética, la cantidad de residuos plásticos que se consumen en nuestra vida cotidiana, además de poner un punto de atención lumínica en el gran negocio del envasado de aguas, que acarrea gravísimos problemas en países en vías de desarrollo, cuyos ciudadanos han visto cómo impunemente se privatizaba sus acuíferos para el enriquecimiento exclusivo de grandes empresarios y clases gobernantes sin escrúpulos.

Después de 4 días de trabajo frente a la imponente escultura al Soldado Polaco, conseguimos 26 metros de residuos plásticos transitables, materializados en una pieza de 7 x 5 metros y 3,40 de altura, llena de pasillos laberínticos en los que jugar, perderse o simplemente pasear, en un entorno de misteriosas veladuras en el que todo lo que acontecía se percibía difuminado y en el que los rayos de sol llegaban tamizados a través de los envases coloreados. De noche, la pieza se transformaba en un recinto mágico, una especie de capilla íntima y brillante, con paredes hechas de mosaicos plásticos casi monocromáticos.

Para dar forma a esta instalación, utilizamos más de 6000 botellas de agua, conseguidas en una planta local de fabricación y embotellado, que nos cedió todas las desechadas por no cumplir los estándares de calidad exigidos para su comercialización.

El resto del material fue contribución de los vecinos que nos ayudaron a rellenar la pieza con las botellas consumidas durante los 4 días que duró el montaje. Damos fe de que en esta ciudad se bebe agua embotellada en cantidades alarmantes.

Los envases fueron depositados en bolsas transparentes que iluminamos con leds autónomos y que fueron suspendidas por las asas de una estructura metálica fabricada con elementos modulares y reutilizables.

La pieza se pudo disfrutar durante 2 semanas, abierto día y noche y finalizado este periodo, se desmontó completamente y cada parte de la instalación fue convenientemente reciclada.

Estamos muy contentos de que en Polonia por fin sea obligatorio reciclar, hace 3 años, cuando estuvimos la primera vez en Varsovia, no se hacía, pero ahora parece que esa práctica se toma muy en serio, las calles están llenas de contenedores de todo tipo y por lo que pudimos comprobar la los utiliza.

Pasamos unos día estupendos, conocimos a gente muy interesante, la organización fue impecable y los voluntarios de lo más profesional. Eso sí, trabajando bajo un sorprendente sol de justicia que nos dejó un bronceado de obrero que nos va a costar quitarnos de encima.

Gracias a la multidud d amigos que voluntariamente decidieron echarnos una mano y aportar soluciones para que todo saliera como habíamos planeado, trabajaron más de 25 personas en la pieza, sin ellos ni remotamente hubiéramos acabado la tiempo y tampoco lo hubiéramos pasado tan bien. Gracias también a la organización del festival que tenía todo planificado para que no fallara nada, además de echarnos una mano en el trabajo rutinario y sacarnos a conocer la ciudad de noche, un placer trabajar con todos ellos.

No queremos dejar de agradecer a la empresa envasadora que nos proporcionara desinteresadamente sus botellas desechadas, al colegio infantil próximo a la instalación, que nos guardó el material y a los vecinos que contribuyeron con su aportación diaria y que usaron la pieza y la disfrutaron.

Y un agradecimento especial a todos los que trabajaron en el desmontaje final, según nos han contado, trabajaron 3 días para que todo quedara impecable y cuidaron de que no quedara ni una pieza sin reciclar convenientemente.

Graciassssss a todos. Ha sido un auténtico placer trabajar con vosotros en esta pieza.

Las fotos son, como siempre, de Gustavo Sanabria y las del desmotaje nos las ha mandado Oskar Adamus que estuvo supervisando todo el proceso, gracias amigo.

Tiempo de montaje: 4 días.
Daños ocasionados: 0.
Permanencia de la intervención: 2 semanas.
.
.
.
.
.
.
.
source: luzinterruptus

In May we travelled to Poland, where we had been invited by the Katowice Street Art Festival to present a new piece, labyrinth of plastic waste.

We had been wanting to do this for some time, we were looking to demonstrate, in a poetic manner, the amount of plastic waste that is consumed daily, in addition to focusing attention on the big business of bottling water, which leads to very serious problems in developing countries, whose citizens have watched as their aquifers have been privatized with impunity for the exclusive enrichment of large business owners and ruling classes without scruples.

After 4 days of work in front of the imposing sculpture of the Polish Soldier, we created 26 meters of transitable plastic waste, turned into a 7 by 5 meter, 3.4 meter high piece, full of labyrinthine corridors in which to play, to lose oneself or simply walk, in an environment of mysterious shades in which everything that happened was perceived as diffused and the sun’s rays were filtered through the colored packaging. At night, the piece was transformed into a magical site, a kind of intimate and shining chapel, with walls made of plastic, almost monochrome mosaics.

To create this installation, we used more than 6000 water bottles, which we got from a local manufacturing and bottling plant, which gave us all the ones they discarded because they did not meet the quality standards required to sell them.

The rest of the material was contributed by the residents who helped us to fill in the piece with the bottles consumed during the 4 days that it took to assemble it. We can attest to the fact that in this city they drink bottled water in alarming quantities.

The containers were deposited in transparent bags which we illuminated with autonomous LED’s and which were suspended by their handles from a metallic structure constructed of modular and reusable elements.

The piece could be enjoyed for 2 weeks, open day and night and at the end of this period, was completely disassembled and every part of the installation was conveniently recycled.

We are very happy that in Poland it is finally compulsory to recycle, 3 years ago, when we were in Warsaw for the first time, they did not do it, but now it seems that the practice is taken very seriously, the streets are filled with containers of all kinds and so we can verify that they are used.

We had a great day, we met very interesting people, the organization was impeccable, and the volunteers as professional as possible. Working under a surprisingly strong sun that left us with a construction worker’s tan that is going to be difficult to get rid of.

Thanks to the multitude friends that voluntarily decided to lend a hand and provide solutions so that everything worked out as we had planned, more than 25 people worked on the piece, without whom we would not have come even remotely close to finishing the piece on time or have had such a good time. Thanks also to the organization of the festival that had everything planned so that nothing would fail, in addition to lending us a helping hand with the routine work and helping us to see the city at night, it was a pleasure to work with all of them.

We must not forget to thank the packaging company which selflessly gave us their discarded bottles, the primary school next to the installation, which saved material for us and to the residents for their daily contributions, who also used and enjoyed the piece.

And a very special thank you to all those who worked on the final disassembly, who we have been told, worked for 3 days so that everything was left impeccably clean and took care that not one piece was not recycled properly.

Thanks to all. It was a real pleasure working with you on this piece.

The photos are, as always, by Gustavo Sanabria and those of the disassembly were sent to us by Oskar Adamu who supervised the entire process, thanks friend.

Time of installation: 4 days
Damages: none.
Exhibition time: 2 weeks
.
.
.
.
.
.
.
source: luzinterruptus

Somos un colectivo artístico anónimo, que llevamos a cabo intervenciones urbanas en espacios públicos. Utilizamos la luz como materia prima y la noche como lienzo.

Los dos componentes del equipo venimos de disciplinas como el arte y la fotografía y hemos querido aplicar nuestra creatividad en una acción común, dejar luces encendidas por la ciudad con la intención de que otros nos las apaguen.

Empezamos a actuar en las calles de Madrid a finales del 2008 con la simple idea de poner un punto de atención luminoso a problemas que detectamos en la ciudad y que parecen pasar desapercibidos a las autoridades y a los ciudadanos.

Pero no todo lo que hacemos tiene un punto subversivo, en algunas ocasiones simplemente queremos embellecer, o sacar del anonimato, lugares o rincones que nos parecen especiales u objetos a los que otorgamos un valor artístico extraordinario, aunque hayan sido dejados al azar, en la vía publica, sin ninguna intención artística, por gente anónima.

Y todo esto lo llevamos a cabo con el material que mejor conocemos y más nos inspira, la luz, que además de proporcionarnos un gran impacto visual, nos permite hacer intervenciones en algunos casos mínimas y en otros más extensivas, sin deteriorar el mobiliario urbano y sin privar de escenario para trabajar a otros artistas o a los propios usuarios de un espacio común, que escasea en las grandes ciudades.

Además de la luz, la basura, el reciclaje, los materiales simples y cogidos del propio entorno son nuestra inspiración; la vida en la ciudad, el uso de los espacios público, los entornos inhóspitos, la naturaleza, las reivindicaciones sociales, nuestro caballo de batalla.

Nuestras intervenciones son extraordinariamente efímeras, muchas veces tardan en desaparecer menos de una hora ya que nuestros pequeños artilugios luminosos, despiertan en los trasnochadores espectadores, grandes deseos de hacerse con ellos. Esto no nos importa en absoluto, muy al contrario, nos parece interesante que alguien pueda interpretar, que lo que hemos dejado en la calle, es un pequeño presente para el que tuvo la suerte de encontrarlo.
.
.
.
.
.
.
.
source: luzinterruptus

Luzinterruptus is an anonymous artistic group, who carries out urban interventions in public spaces. We use light as a raw material and the dark as our canvas.

The two members of the team come from different disciplines: art and photography and have wanted to apply our creativity in a common action, to leave lights throughout the city so that other people put them out.

We began to act on the streets of Madrid at the end of 2008 with had the simple idea of focusing people´s attention by using light on problems that we found in the city and that seem to go unnoticed to the authorities and citizens.

But everything that we do does not have a subversive aim. Sometimes we simply want to embellish, or to highlight anonymous places or corners that seem special or objects to which we think extraordinary artistic value, although they have been left on the streets for unknown seasons, with artistic intention, by anonymous people

And we carried out all this with the material that we know firsthand and inspires us most light. Besides providing a great visual impact, light allows us to make interventions in a smaller degree and greater in others. We avoid deteriorating urban furniture and leave room on the scene for other artists to work on or to the users of that common space, which is scarce in great cities.

Our interventions are extraordinarily short lived, they take less than one hour to disappear since our small luminous devices, make Madriliam wild cats desire strongly to gel their hands on them, quite to the contrary, we find interesting that somebody could interpret, that what we have left on the street, is a small present which they to find on their way.