EVA ROTHSCHILD

EVA ROTHSCHILD 88

source: brancolinawordpress
Through her elegant sculptural compositions, Eva Rothschild explores the apprehensive relationship between objective form and new-age spiritualism. Rothschild approaches art as tantamount to a numinous belief system, where functionless objects become receptacles for immaterial sentiment, both inciting and emitting their own metaphysical auras. Inspired by 60s and 70s minimalism, Rothschild’s sleek designs evoke sustained contemplation and emotive tension.
.
.
.
.
.
.
.
source: fundacionbancosantander
Para mí, trabajar en una obra tiene que ver con crear una experiencia —visual, física, espacial—, pero también con crear algo que rechaza la legibilidad o una síntesis inmediata. [Eva Rothschild]
Eva Rothschild es deudora de los minimalistas geométricos que tuvieron especial protagonismo en la segunda mitad del siglo pasado. Y, sin embargo, el suyo no es tan solo un empeño formal: en unos casos, su trabajo recupera las bruscas formas angulares del escultor británico de los sesenta Anthony Caro; en otros, el espíritu de la artista francoamericana Louise Bourgeois, conocida por la profunda emotividad de su obra. Como la propia Rothschild ha afirmado, es «la transferencia de espiritualidad a los objetos» lo que le interesa captar, yendo más allá de las cualidades meramente formales de los materiales empleados. De esta manera, la artista trasciende la división entre minimalismo y expresionismo para trabajar en un espacio de exploración situado en algún punto intermedio.
Rothschild, escultora por encima de todo, crea formas cautivadoras a partir de materiales que fusionan sin fisuras la industria y la artesanía. De las estructuras de aluminio y acero a la piel, las cuentas y el papel tejido que las protegen, las esculturas de Rothschild logran transmitir en igual medida fragilidad y peso. Su trabajo es en su mayor parte abstracto, con sutiles alusiones ocasionales a la figuración, en especial en sus recurrentes semblantes sin rasgos hechos de piel tejida. Estas incorporaciones apuntan a la experiencia subjetiva de ver el arte que la artista fomenta, preguntándose en qué momento del encuentro con un objeto este adquiere un significado ajeno a su materialidad.
Su obra, cuya escala va de lo doméstico a lo descomunal, resulta enormemente atractiva por la meticulosa naturaleza de su acabado, con aristas, líneas y superficies perfectas realzadas por estallidos de color cuidadosamente distribuidos, lo que la acerca a los intereses artísticos de otro creador coetáneo, Jim Lambie.
Rothschild fue elegida en 2009 por la Tate Duveens Commission, que da a un artista la oportunidad de exhibir su obra en las galerías neoclásicas que se encuentran en el corazón de la Tate Britain. En 2011 instaló una escultura de gran escala en el Central Park neoyorquino en colaboración con Public Art Fund.