Refik Anadol

Machine Memoirs
Es una exploración de estructuras celestes a través de la mente de una máquina. Esta instalación inmersiva tiene como objetivo combinar exploraciones pasadas y soñar con lo que puede existir más allá de nuestro alcance. Usando inteligencia artificial para narrar lo “desconocido” y una red neuronal generativa entrenada en imágenes de la Tierra, la Luna, Marte y la Galaxia, tomadas de observaciones de la ISS, Chandra, Kepler, Voyager y Hubble, esta instalación imagina un universo alternativo, quizás aportando más textura a nuestra propia tela.
.
Is an exploration of celestial structures through the mind of a machine. This immersive installation aims to combine past explorations and dream of what may exist just beyond our reach. Using machine intelligence to narrate the “unknown,” and a generative neural network trained on images of the Earth, Moon, Mars and the Galaxy, taken from ISS, Chandra, Kepler, Voyager, and Hubble observations, this installation imagines an alternate universe, perhaps providing further texture to the fabric of our own.

Morphosis

Phare tower
El diseño, llamado el “Phare” (el faro), de la firma arquitectónica Morphosis encabezada por el ganador del premio Pritzker 2005, Tom Wayne, fue declarado ,el viernes 24 de noviembre, el ganador de la competición arquitectónica para el distrito de negocios de La Defense en Paris[…] Morphosis define al edificio como un “torre híbrida ” más que solo un bloque de oficinas debido a que contiene espacios públicos incluyendo un atrio de sesenta metros de alto, jardines, cafeterías, tiendas, más una cubierta de observación y el “restaurante del cielo”.

ANDRE KERTESZ

أندريه كيرتيز
安德烈·凯尔泰斯
אנדרה קרטס
アンドレ·ケルテス
Painting his shadow

Siendo su trabajo intuitivo, logró capturar la poesía de la vida urbana, desde sus silenciosos, peculiares y ocasionalmente graciosos incidentes hasta sus bizarras yuxtaposiciones. El intentó dar sentido a todo lo que fotografiaba, para hacer imágenes como reflejos de un espejo, no manipulados y tan directos como la vida misma.
Combinando su espontaneidad con un sofisticado entendimiento de composición, Kertész creó un idioma fotográfico puro que celebraba la observación directa del día a día.